Archive

Category Archives for "Talleres Prácticos"

Conciertos Terapéuticos

¿Como sana la escucha?

Los conciertos, audiciones y baños sonoros son parte de la formación en el DMI y ofrecen
espacios grupales, que favorecen tanto la escucha como la relajación, para desarrollar la
imaginación. Son conciertos creados por nuestros profesores y alumnos, que se desplazan a diversos lugares: desde hospitales, escuelas, centros educativos, hasta todo tipo de espacio privado que requiera de esta actividad.

Los Conciertos Terapéuticos que se ofrecen en el DMI, abarcan en su transcurso actividades en las que interviene el público invitado, generando así la interacción de todos los presentes.

Es una experiencia única e irrepetible, porque se crea un puro presente, y se generan espacios de mucha compresión y emoción. Estos conciertos tienen una estructura especial y solo se realizan en sitios que permitan este tipo de actuaciones, siendo abiertos a todo tipo de público.

Teatro y Clown Terapéutico

¿Para que utilizamos las técnicas teatrales?

Los conciertos, audiciones y baños sonoros son parte de la formación en el DMI y ofrecen
espacios grupales, que favorecen tanto la escucha como la relajación, para desarrollar la
imaginación. Son conciertos creados por nuestros profesores y alumnos, que se desplazan a diversos lugares: desde hospitales, escuelas, centros educativos, hasta todo tipo de espacio privado que requiera de esta actividad.

Los Conciertos Terapéuticos que se ofrecen en el DMI, abarcan en su transcurso actividades en las que interviene el público invitado, generando así la interacción de todos los presentes.

Es una experiencia única e irrepetible, porque se crea un puro presente, y se generan espacios de mucha compresión y emoción. Estos conciertos tienen una estructura especial y solo se realizan en sitios que permitan este tipo de actuaciones, siendo abiertos a todo tipo de público.

Trabajo con la Voz

¿Para que trabajar con la voz?

La voz es la manifestación más pura y directa que tenemos los seres humanos para comunicarnos, expresarnos y presentarnos frente a los demás. Una garganta cerrada y un cuello rígido bloquean el paso de cualquier tipo de emoción.

Explorar la voz, tanto hablada como cantada, adquiriendo durante el proceso de entrenamiento, el hábito necesario para cuidarla, entenderla y aceptarla, es un acto puro de amor hacia uno mismo.

Cuando una persona acepta su voz, hablada y cantada, la entiende y le da espacio para que salga, dejando atrás juicios, críticas y descalificaciones. Así, experimentará la complitud, la sensación de integración y plenitud que deriva de ser uno mismo.

Durante el entrenamiento del DMI, Dinámica Musical Integrativa, el alumno realizará diversas prácticas vocales, tanto individuales como grupales. Irá pasando desde los ejercicios de respiración, ejercicios corporales, cantos armónicos, sonidos y el grito; hasta la entonación melódica y la creación de canciones, como técnicas para utilizar posteriormente en una Dinamización Musical Integrativa con grupos diversos.

El trabajo vocal va ligado al aprendizaje de una correcta respiración, al conocimiento técnico de nuestro aparato fonador, respiratorio y auditivo, para comprender, también fisiológicamente, cómo se relacionan entre sí y cómo nos beneficia aprender en forma integral sobre nosotros mismos.

Al finalizar la formación, los Dinamizadores Musicales Integrativos estarán familiarizados con su voz cantada y hablada, y por lo tanto, sabrán utilizarla al gestionar sus grupos de trabajo.

Improvisación y Composición

La importancia de la creación.

Crear desde la improvisación es nuestra materia prima y nuestra herramienta de trabajo más genuina. Partimos de técnicas básicas de improvisación hasta crear entornos sonoros, paisajes y obras musicales directamente proporcionales a los conocimientos musicales que traen nuestros alumnos.

Para un Dinamizador Musical Integrativo, es de fundamental importancia conocer estas
técnicas y entrenarse en ellas, ya que le darán flexibilidad y apertura, desatando la creatividad para fluir libremente, tanto en sus creaciones, como cuando tenga que enfrentarse a un grupo y facilitar espacios creativos al resto de participantes.

La composición e improvisación serán una asignatura constante en el quehacer de nuestro
grupo de trabajo y serán llevadas a cabo con diversos instrumentos.

Ritmo y Percusión

La percusión existe desde el principio de los tiempos. Todos los seres humanos estamos
dotados de la capacidad de percutir, entrechocar y sacudir todo tipo de elementos para
producir, no sólo diversos tipos de sonidos, sino también para cambiar nuestro estado de
ánimo.

La percusión lleva al movimiento, a la creación y a la manifestación más instintiva del ser
humano, generando internamente experiencias placenteras, tanto de activación como de
relajación.

Trabajar con todo tipo de instrumentos, no solo nos estimula a nivel motriz, sino que también abarca todos los planos de la persona. Conocer los efectos que provoca la percusión según determinados instrumentos y movimientos, será el objetivo principal en la formación del DMI.

El Dinamizador Musical Integrativo tendrá como principal finalidad explorar su propio ritmo y sus capacidades para crear, guiar y seguir grupos de personas, mediante la percusión tanto instrumental, como corporal.

Cuerpo y Movimiento

Todas las experiencias que tenemos en el día a día impactan directamente en nuestro cuerpo, porque es el recipiente que nos contiene y nos sostiene.
Tomar conciencia de nuestro cuerpo y de qué nos está diciendo, es una ventaja importante a la hora de cambiar ciertas costumbres o creencias del pasado, que con el correr de los años se han petrificado, produciendo malestar y en muchos casos se han convertido en una enfermedad.

El Método DMI, Dinámica Musical Integrativa, utiliza el cuerpo en todos sus encuentros ya que desde el movimiento, por minúsculo que sea, estamos comunicando algo, que en muchas ocasiones, ni siquiera reconocemos.

"Comprendernos desde el cuerpo nos abre puertas a otros mundos, a explorarnos y explorar a otros.”

El trabajo con el cuerpo nos conecta con el propio ritmo interno, que todos tenemos y que nos une con la vida, impulsándonos a la acción, al hacer y al ser.

En el proceso de aprendizaje del DMI, el futuro Dinamizador Musical Integrativo, trabajará primero con su propio cuerpo, conociendo sus virtudes y aceptando sus limitaciones.

De este modo, podrá trasladar ese conocimiento, al servicio de la dinamización corporal de otros.

“El que no respira profundamente reduce la vida de su cuerpo. El que no se mueve con libertad restringe la vida de su cuerpo. El que no siente plenamente limita la vida de su cuerpo. Y si está reprimida u obstaculizada la expresión de uno uno mismo, queda disminuida la vida de su envoltura corporal.”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>